Reflexión de una temporada más en el circuito Previous item Premio de la UFDRM como... Next item Martín de la Puente...

Momento para reflexionar a pocas horas de terminar el año 2019 y arrancar el 2020.

Antes de contar lo que siento al respecto de mi temporada, me gustaría hablar de mi entrenador Alex, del que sólo tengo palabras de agradecimiento por todo lo que llevamos vivido estos años, pero en especial éste, donde ha habido momentos buenos, menos buenos y, momentos que él y yo sabemos lo que han significado para ambos durante el transcurso del año. Lo mejor está por llegar…o al menos lo vamos a pelear y luchar (aunque para ello tenga que hacerte más caso, jejeje). ¡Vamos Viejo!

Sin lugar a dudas, éste 2019 ha sido el año más duro hasta el momento en lo físico y en lo mental, pero al mismo tiempo súper emocionante y gratificante. He disputado muchos torneos por todo el mundo, jugado muchos partidos entre individual y dobles, he cogido el avión más que mi coche, he conocido nuevas personas a las que incluir en mi familia tenística y un sinfín de experiencias personales que me han ayudado en lo personal y deportivo.

He tenido momentos muy bonitos como ha sido evolucionar en mi tenis y con ello conseguir como resultado ser Campeón de España en dobles, ganar 2 torneos internacionales de individual, ganar 5 torneos internacionales de dobles, llegar a 9 semifinales internacionales individuales y, volver a jugar una Copa del Mundo con España en Israel, por lo que, si lo miro fríamente, no ha estado tan mal, jejeje.

Pero también he tenido momentos muy duros, de mucha tensión, lesiones más o menos preocupantes, momentos de incertidumbre novedosos para mí, partidos de no tener la lectura adecuado en el momento de mayor tensión y, sobre todo 2 momentos durísimos, pero prefiero quedarme con lo aprendido en cada uno de ellos y, quedarme que uno me sirvió para evolucionar y, el otro sé que él siempre me apoyará desde arriba.

Ahora toca arrancar una temporada 2020 con muchas ganas de seguir evolucionando en mi juego, aprendiendo de situaciones nuevas que me vayan ocurriendo, de coger el rodaje necesario con mi silla nueva a la que bautizaremos “LA SOÑADORA” y, a seguir luchando por ir cumpliendo sueños.

Millones de gracias a mi familia que con su cariño no me ha hecho bajar la cabeza en ningún momento, a mis amigos que siempre están ahí para apoyarme y, a todos los que me leéis y dais fuerza con vuestros comentarios de una u otra manera. Gracias a mis patrocinadores que han hecho posible un año increíble:

Ahora más que nunca…¡¡¡¡ PASICO A PASICO…OBJETIVO COMPETIR !!!! ¡¡¡¡ SEGUIMOS !!!!

¡¡ FELIZ AÑO NUEVO PARA TOD@S!!